Reflexiones de la Industria Gráfica

Digitalización de la Imprenta 4.0

“Impresión 4.0” - ¿Qué es y qué significa para las empresas en la industría gráfica?

¿Qué es exactamente la impresión 4.0?

Para los que trabajan en el negocio de la impresión, la expresión “impresión 4.0” es un término de moda desde hace algún tiempo. Pero, ¿qué es? ¿Y qué significa para las empresas?

Según la interpretación literal, la impresión 4.0 es la cuarta revolución industrial aplicada a la industria de la impresión: es decir, la evolución desde la automatización básica presente en la impresión 3.0 hasta un sistema completamente interrelacionado.

No obstante, la impresión 4.0 es mucho más que eso. Se trata de una visión, de la transformación de la impresión para la era inteligente.

Integración perfecta

La impresión 4.0 se basa en la suposición, que se está convirtiendo rápidamente en realidad, de que los procesos de fabricación y entrega pueden integrarse tanto dentro como fuera de la empresa.

La clave es el Internet de las cosas, que permite integrar todos los dispositivos conectados a Internet en una misma red mundial.

Aplicado a la industria de la impresión, esto implica que las impresoras pueden comunicarse sin intervención humana, tanto dentro como fuera de sus propias empresas.
En su nivel más básico, significa que las impresoras piden sus propios cartuchos a los proveedores cuando se les acaba la tinta. Sin embargo, esto se está convirtiendo rápidamente en algo que transformará la industria.

La impresión 4.0 prevé que este nivel de integración sin fisuras se llegará a aplicar a todos los procesos de la cadena de impresión, desde el pedido del cliente hasta el procesamiento y la entrega del servicio completo.

Esto incluye la compra, los procesos de contratación, las tareas administrativas, la gestión de la mercancía, la atención al cliente y más.

printing industry 4.0

Networking y disponibilidad

Así pues, la impresión 4.0 aumentará la eficiencia, no a través de impresoras cada vez más rápidas, sino mediante un mayor grado de interconexión y disponibilidad.

No solo las plantas de producción controladas por medios informáticos podrán comunicarse entre sí, sino que también podrán incorporar herramientas de análisis de datos.

El resultado deberían ser redes de máquinas que puedan aprender de los “big data” y de otros programas inteligentes para volverse autosuficientes y ejecutar los procesos por sí mismos.

Realidad cotidiana

En muchos aspectos, la impresión 4.0 ya ha llegado, el proceso es más una evolución que una revolución.

Desde hace mucho tiempo se ha ido produciendo un proceso gradual de fusión entre la producción analógica y la informática. Los primeros pasos fueron flujos de trabajo de preimpresión automatizados, como la producción del ordenador a la plancha.

Otro paso en esta dirección ha sido la interconexión con los sistemas de cálculo, que han madurado hasta convertirse en los actuales sistemas informáticos de gestión.

Algunas empresas con visión de futuro, en particular los proveedores de impresión online, ya se han pasado a la siguiente etapa. A escala industrial, el concepto «Push to Stop» de Heidelberg y el «AutoRun» de Koenig & Bauer permiten hoy en día una producción de impresión prácticamente autónoma.

Sin embargo, en la realidad esta tecnología inteligente solo se utiliza en los productos y procesos propios de las empresas. El siguiente paso es la comunicación externa bidireccional, que conectará a los clientes con los proveedores. Significará convertir las rígidas cadenas de valor y suministro en una red dinámica y flexible.

Impresión 4.0 – El futuro

La integración de los proveedores debería ser relativamente sencilla.

La logística del papel para la impresión 4.0 implicaría, por ejemplo, un sistema informático de gestión automatizado que registrara la entrada y salida de los suministros de papel; y sensores para detectar los niveles de existencias y activar los procesos de pedido de forma independiente.

Todo esto se integraría de manera dinámica en un proceso continuo entre el proveedor de papel y la impresora. Los robots también participarían en la preimpresión, la impresión y la manipulación de materiales. No obstante, una imprenta sin personal es inimaginable.

En muchos aspectos, la integración con los clientes es más difícil. No necesariamente quieren invertir en nuevo hardware o software. En cambio, las empresas deben encontrar formas de ofrecerles servicios inteligentes que simplifiquen el proceso de pedido de los productos impresos.

Los proveedores online ya han tomado la delantera en este campo. No solo facilitan a los clientes el pedido de productos de impresión, sino que también ofrecen un servicio más personalizado. Esto está impulsando una tendencia hacia tiradas más pequeñas con plazos de entrega más breves. A este respecto, varios estudios han descubierto que alrededor del 75% de todos los trabajos en cuatricromía se hacen para menos de 5.000 copias.

Por tanto, el próximo término de moda que se va a escuchar en la industria de la impresión, si no lo estamos escuchando ya, es la customización en masa. Este es el tema de un futuro artículo de las serie de Sappi & You.

También podría interesarle